Cambios ineludibles desde la cultura y la imaginación

Nos enfrentamos a un cambio ineludible. Debemos construir el relato de un mundo nuevo, en el que la cultura jugará un papel clave.

Conversamos sobre estas cuestiones con las escritoras Almudena Grandes y Laura Restrepo y con Pilar Reyes, editora de Alfaguara, en un diálogo moderado por el escritor y periodista, Javier Sancho. Intervinieron también Miguel Albero (AECID) y el escritor Juan Echanove.

· LEE EL RELATO DE LA SESIÓN ·
· ESCUCHA EL PODCAST ·

ALMUDENA
GRANDES

LAURA
RESTREPO

MIGUEL
ALBERO

Durante las semanas de confinamiento, el libro es quizá la única industria cultural que no está del todo cerrada: ha aumentado el consumo, especialmente en formato digital.

Las librerías son mucho más que puntos de venta donde hacer transacciones comerciales; son espacios de encuentro y agitación cultural, que no pueden reemplazarse con lo digital. 

Las bibliotecas tienen también una clara función social.

La libertad es...

una librería.

JOAN MARGARIT, PREMIO CERVANTES 2019

En Medellín, la construcción de bibliotecas públicas con toda clase de servicios y actividades en zonas muy afectadas por la violencia y el conflicto ha resultado una estrategia eficiente para cambiar el clima de estos barrios. 

La cultura es un factor clave para el desarrollo sostenible.

· LEE EL RELATO COMPLETO DE LA SESIÓN ·
¿Cómo imaginan el día después?
El día después

Hay un día tras el que todo cambia,
un instante en el que gira el mundo
igual que un compás sobre su propio eje
y, sin darnos cuenta, dejamos de sangrar.

Todo adquiere otra tonalidad entonces:
el corazón ya no pregunta,
el mar no es ese espejo que se traga
los barcos de los hombres, uno a uno,
y nuestra mirada ya no es ese guante
que espera en silencio en el suelo
a que alguien se detenga y lo recoja.

Hay un detrás de este segundo milagroso,
como el día después de una gran bomba,
y hay olas que despiertan en los bosques
hasta cubrirlo todo de pez y de salitre,
y álzanse en el mar árboles gigantes
que devuelven los barcos a los hombres,
y nuestra mirada encuentra al fin otra mirada
y la vida logra de este modo detenerse,
y el corazón puede por un tiempo descansar.

ALFONSO BREZMES
Juventud y literatura

JUAN
ECHANOVE

…A todos nos gustan unas palabras más que otras,...

tal vez por como suenan tal vez por lo que evocan. La palabra dignidad es una de mis favoritas. Por esas razones y algunas más me enfrenté una vez cara a cara con esa en el último rincón de Filipinas, en un tú a tú sin intermediarios de ninguna clase. Ante mí se alzaba la palabra dignidad, desplegaba en todos los idiomas posibles en forma de rostro curtido de un ex vagabundo reclutado como recolector de basura por las autoridades de su barrio. Ganaba 20 euros al mes. Todas las tardes recorría las calles de lodo en un triciclo cargado de sacos con los desperdicios del vecindario. No sé qué edad tenía, pero aparentaba mucha. No habló conmigo, yo sí con él aunque mis palabras no debieron decirle demasiado y su asistencia influía un mensaje claro transparente. Dignidad, así sin más, sin adjetivos ni verbos ni pronombres. Aquellas facciones resumían el significado de esa palabra mejor que el diccionario más completo. La dignidad ni se compra ni se resbala, está o no está como el agua dentro de un vaso, como los pasajeros en un tren, como los cruces en un álbum o como las palabras en un libro. Lo ley en su mirada, en sus arrugas. Fue en una calle sucia una tarde de sol…

FRAGMENTO DE “CUENTOS Y REENCUENTROS”, JUAN ECHANOVE
Write a comment