Un nuevo contrato social para abordar los ODS

Con motivo de la presentación del Informe sobre Desarrollo Sostenible 2022 de la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible (Sustainable Development Solutions Network – SDSN), el pasado 13 de junio tuvo lugar una nueva cita de los Diálogos para el Día Después, la serie de conversaciones y actividades abiertas que estamos impulsando a lo largo de 2022 con el fin de promover un nuevo contrato social.

En esta ocasión, bajo el título “Un nuevo contrato social para abordar los ODS”, la conversación reunió en la sede de la Fundación Telefónica de Madrid a un amplio abanico de representantes de diferentes sectores: social, académico, institucional y económico.

Inauguraron el acto Carmen Morenés, directora general de la Fundación Telefónica, Candela de la Sota, directora de REDS/SDSN España y Eva del Hoyo, directora general de Políticas de Desarrollo Sostenible, quienes coincidieron en destacar la importancia del ODS17, Alianzas para lograr los objetivos, ante la imposibilidad de alcanzar el éxito trabajando en compartimentos estancos. Del Hoyo recordó además el momento decisivo que vive la Cooperación Española, con la nueva Ley de Cooperación ya en trámite parlamentario para su aprobación.

El progreso hacia la consecución de la Agenda 2030, detenido

María Cortés, vicepresidenta de SDSN, realizó un recorrido por las principales conclusiones del informe anual, entre las que destacó el progreso de España, que avanza del puesto 20 al 16 con respecto a 2021, en un momento en que los indicadores muestran los efectos negativos de las crisis sanitaria, climática, de biodiversidad, geopolíticas y militares. Unos efectos que se traducen en la falta de progreso en la consecución de los ODS a nivel global.

Los países más vulnerables a la crisis climática son también los que más dificultades encuentran para movilizar recursos para afrontar los impactos de estas crisis… mucho más para implementar la Agenda 2030.

María Cortés

Durante su exposición, María Cortés destacó que “los países más vulnerables a la crisis climática son también los que más dificultades encuentran para movilizar recursos a la hora afrontar los impactos de estas crisis… mucho más para implementar la Agenda 2030”.  Por ello apeló, como lo hace el Informe, a la necesidad de un plan global para financiar el desarrollo sostenible.

Otro aspecto destacado del informe es el análisis de los efectos secundarios que los países de renta alta generan en otros países. Se trata de un índice que mide impactos socioeconómicos y medioambientales por cadenas de suministros y de consumo insostenibles. El informe confirma que España genera emisiones de CO2 y degradación medioambiental en terceros países.

Para terminar, Cortés destaco entre las conclusiones del Informe sobre Desarrollo Sostenible 2022 las nuevas alianzas e innovaciones que surgieron durante la pandemia de COVID‐19, y el papel fundamental que pueden desempeñar para acelerar la consecución de los ODS, y mencionó como ejemplo de este tipo de iniciativas la plataforma El Día Después.

Diálogo, concertación y financiación internacional

Leire Pajín, presidenta de REDS – el capítulo español de SDSN – fue la encargada de moderar las dos conversaciones que se desarrollaron a continuación.

La primera tuvo lugar entre Jeffrey Sachs, presidente de SDSN y la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera. Ante la pregunta inicial sobre cómo conseguir que la Agenda 2030 y los ODS continúen al más alto nivel en las prioridades de los gobiernos en estos momentos de crisis encadenadas, y cómo lograr responder a las emergencias sin detener la transformación, ambos coincidieron en la importancia capital del diálogo y la cooperación, tanto entre naciones como entre todos los actores relevantes en cada país.

La Agenda [2030] necesita la cooperación entre vecinos. Ningún país puede hacer esto por sí mismo. Y es importante negociar con nuestros vecinos, algo que se produce en los sistemas parlamentarios de Europa, muchos de ellos con acuerdos de coalición entre varios partidos, algo muy complicado en política. En Europa hay muchísima negociación y todo gira en torno al consenso”, manifestó Sachs.

Por su parte, la vicepresidenta añadió a ese diálogo otros dos elementos clave a no perder de vista en el camino de transformación que hemos emprendido: saber a dónde queremos llegar, es decir, compartir un horizonte, y priorizar la agenda social para garantizar que la transformación beneficie a todos y no deje de lado a colectivos que puedan verse fragilizados por los cambios. En este sentido, Ribera se refirió al trabajo desarrollado en el diseño e implementación del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia para destacar la importancia de priorizar a los colectivos más vulnerables – aquellos que sufren más las consecuencias de las crisis y a los que cuesta mucho más recuperarse – y de forma especial al mundo rural.

Se trata de ver cómo prestamos atención a esa otra gran división que ha ido incrementándose en los últimos años que es la división urbano/rural. La sensación de ser ciudadanos de segunda no es justa y es tremendamente peligrosa desde el punto de vista de la democracia.”

Teresa Ribera

Junto con la llamada al diálogo a todos los niveles, Sachs subrayó la importancia de la financiación para el desarrollo sostenible como el otro elemento fundamental para lograr el cumplimiento de la Agenda 2030. “Si queremos hacer realidad esta agenda global necesitamos una estrategia para los países pobres”, destacó. Se trata de una financiación necesaria porque estos países, por si solos, no van a poder abordar las transformaciones.

Necesitamos un contrato social global capaz de movilizar los recursos financieros suficientes, evitar que se reorienten los esfuerzos financieros hacia otros fines, y a que se mantenga la financiación a la ayuda oficial al desarrollo, la renegociación de la deuda o el acceso al crédito de los países de menor renta.”

Jeffrey Sachs

El éxito de la Asamblea ciudadana para el clima

En el transcurso de la conversación, la vicepresidenta Ribera se refirió en diversas ocasiones a la importancia de contar con el apoyo de la ciudadanía a la hora de abordar una transformación sistémica como la que implica el desarrollo sostenible, y se preguntó si “la sociedad está preparada para digerir esta transformación, y si tenemos las habilidades profesionales, de reflexión, de debate público”. En este sentido, Ribera afirmó que “es responsabilidad colectiva y en particular de las instituciones, generar esos espacios”.

Se trata de crear experiencias de participación y diálogo con la sociedad como la Asamblea Ciudadana para el Clima, en la que 100 personas de toda España, elegidas de manera aleatoria, se han reunido en diversos fines de semana durante 8 meses para debatir y plantear propuestas en torno a la pregunta “Una España más segura y justa ante el cambio climático” ¿Cómo lo hacemos?”

Ribera se refirió a la Asamblea como “una iniciativa extraordinaria que todavía tiene que desplegar sus frutos” y que “pone de manifiesto cómo una representación de ese ‘pequeño país’, en una asamblea de esas características, refleja lo que sería el conjunto del país si tuviera la oportunidad de dedicar tiempo y esfuerzo a encontrar los inputs adecuados para generar esa reflexión [sobre el cambio climático].”

El Día Después ha estado y sigue estando involucrado en el proceso de diseño y ejecución de la Asamblea. Primero trabajó muy activamente en el impulso de esta iniciativa: organizamos este taller multiactor en octubre de 2021 y presentamos a la Oficina de Cambio Climático del Ministerio para la Transición Ecológica nuestras conclusiones .  Después, durante su preparación y ejecución, REDS ha formado parte del Panel de coordinación independiente encargado de hacer realidad la Asamblea.

Además, el científico del CSIC Fernando Valladares, miembro de El Día Después, ha formado parte del panel de expertos encargado de acompañar a los participantes en su aprendizaje sobre distintos temas relacionados con el cambio climático.

El resultado de esta experiencia han sido 172 recomendaciones que la Asamblea presentó al gobierno el 6 de junio y que próximamente presentará al Parlamento.

La vicepresidenta destacó lo novedoso del proceso y agradeció el esfuerzo de todos los y las participantes y del grupo de expertos y expertas, que dedicaron muchas horas a la celebración de la Asamblea. También puso en valor su capacidad para ser embajadores en el debate público de los temas tratados en la Asamblea, pese a su diferencia de opiniones, fruto de su diversidad.

Ribera señaló que “en un debate como éste sobre un nuevo contrato social para abordar los ODS, esto es muy importante: sí sabemos que ese contrato es un contrato entre generaciones: hablamos mucho de justicia climática entre generaciones y entre países. Pero también es justicia, equidad, consenso entre un conjunto de ciudadanos que viven en un mismo tiempo, en una dimensión espacial que les convierte en sociedad.

Colaboración multiactor para un abordaje integral de los ODS

En esta reflexión conjunta sobre otras formas de participación, la segunda mesa abrió el diálogo a representantes del mundo académico, el sector privado, las administraciones públicas locales y la juventud.

Preguntado sobre cómo incorporar al ámbito académico para que sea un actor relevante en este cambio necesario, el ministro de Universidades, Joan Subirats, planteó tres pasos necesarios para ello: primero, ser capaces de trabajar de forma holística e integradora, resolviendo de forma compleja problemas complejos, en lugar de segmentarlos o compartimentarlos, y siguiendo un enfoque de misiones, de retos complejos que es necesario abordar. En segundo lugar, superar la idea de transferencia y sustituirla por la de intercambio, dado que nadie está en posesión del conocimiento de forma exclusiva. Y en tercer lugar, mezclar y articular la relación de las universidades con otros actores sociales, siguiendo el ODS 17.

La Unión Europea lleva tiempo haciendo que los proyectos de investigación sean por retos y no por disciplina. En este sentido, los ODS son un reto unificador, dice el informe. No puede ser asumido desde lógicas disciplinares.

Joan Subirats

Somos unas generaciones mucho más críticas con nosotros mismos y de ahí es de donde nace Talento para el Futuro. Los jóvenes nos consideramos un colectivo vulnerable, o un colectivo que no ha sido escuchado tanto como se debería hasta el momento.

Elsa Arnáiz

A continuación intervino Elsa Arnáiz, presidenta de Talento para el Futuro, quien incorporó al debate la perspectiva de los y las jóvenes que desean participar activamente en la toma de decisiones y en los espacios de debate e intercambio. Para canalizar las aportaciones de la juventud, Talento para el Futuro, una plataforma al servicio de 90 organizaciones de la sociedad civil comprometidas con la incorporación de los jóvenes a la conversación pública, cuenta con una metodología participativa, con validez técnica e intergeneracional que permite recoger y contrastar ideas y propuestas sobre cualquier tema.

María Álvarez, emprendedora del sector de la hostelería, aportó un toque de realidad y esperanza a la conversación al compartir su experiencia como empresaria que, tras la pandemia, ha implementado la semana laboral de cuatro días. Su testimonio sirvió para demostrar, desde la práctica comprometida, que ideas innovadoras y aparentemente inasumibles como ésta son posibles, y que el sector privado puede ser un aliado estratégico para llevarlas a cabo.

En la política a día de hoy, es muy difícil hacer grandes promesas y asumir grandes riesgos porque nos hemos convertido en una sociedad que penaliza tantísimo el error en la política q te deja muy poco margen para llevar la iniciativa. Por eso tiene todo el sentido social que sea el sector privado el que se arriesga con cosas y que haya ejemplos de empresarias como nosotras que tomen la iniciativa.

María Álvarez

En la base de su decisión estuvo su asistencia en 2019 a Acelera 2030, germen de El Día Después, y las ideas allí compartidas por varios ponentes sobre la necesidad de crear narrativas y socializar las ventajas,  y  de plantear transformaciones radicales, y no solo incrementales.

En una temática tan importante y condicionante de nuestras vidas, los ayuntamientos, que somos los que más labor de cercanía realizamos, tenemos la responsabilidad de traducir a la ciudadanía las propuestas de la Agenda 2030.

Javier Ayala

Javier Ayala, alcalde de Fuenlabrada y presidente de la Comisión de Relaciones Internacionales de la FEMP, intervino a continuación para destacar el rol estratégico que las administraciones locales están jugando, y tienen que seguir haciéndolo, en llevar adelante la Agenda 2030.

Además, Ayala subrayó la importancia de algunas de las ideas compartidas previamente como la participación ciudadana y la búsqueda del consenso y señaló que “los que gobernamos tenemos la obligación de establecer hitos que animen al consenso”.

Para finalizar el debate la moderadora dio paso a dos intervenciones del público:  la de Jana Martínez, participante en la Asamblea ciudadana por el Clima, que definió como “una experiencia brutal” y la de María González, portavoz de la plataforma Futuro en Común , que reúne a ONGs de diversos ámbitos con el objetivo común de impulsar las transformaciones necesarias para llevar a cabo la Agenda 2030.

Acompañados de los mejores expertos que una persona pueda tener a su lado hemos aprendido muchísimas cosas y nos han quitado la venda de los ojos como ciudadanos. La ciudadanía tiene que saber lo que está pasando.

Jana Martínez

Creemos que la Agenda 2030 ha perdido relevancia política como eje vertebrador de planes de gobierno y en la necesaria traslación de la misma a políticas públicas. Y ha habido una ruptura de consenso. En nuestro país y a nivel global. Y ese era uno de los pilares de esta agenda.

María González

La clausura del acto corrió a cargo de Enrique Santiago, Secretario de Estado para la Agenda 2030, quien dio las gracias a la organización del acto por estimular el diálogo sobre la necesidad de un nuevo contrato social, al que se refirió como “un gran pacto que alinee a toda la sociedad en torno a los ODS y los contemple desde sus cuatro perspectivas: medioambiental, social, laboral y sobre los modelos productivos”. Santiago señaló también que “la comunidad internacional debe apostar por reenfocar los ODS y avanzar en el necesario multilateralismo y la cooperación entre países y pueblos.”

Vídeo completo de la sesión del 13 de junio de 2022
La conversación en 12 tuits
Write a comment