PREGUNTAS FRECUENTES

El Día Después (EDD) es una iniciativa lanzada en marzo de 2020, al comienzo de la pandemia, con el objetivo de crear un espacio amplio para la conversación y la generación de colaboraciones entre personas y organizaciones diversas, mirando a construir juntos un futuro más deseable. 
Aunque inicialmente fue promovida por cuatro organizaciones (itdUPM, ISGlobal, REDS e Iberdrola) que se encontraban entonces trabajando en una alianza para el impulso de la Agenda 2030, pronto se sumaron numerosas otras entidades y personas, consolidando una amplia y activa comunidad. 
Después de tres años de trabajo colaborativo sin acuerdos formales, y ante el compromiso demostrado por parte de las personas y organizaciones ya involucradas de seguir, decidimos dar el paso de constituirnos como asociación, no solo para formalizar el trabajo que ya estábamos haciendo, sino también para facilitar la adhesión de más personas y organizaciones que comparten los objetivos de la asociación y sus aspiraciones.

El Día Después quiere responder a dos necesidades: por un lado, reducir la polarización del debate público, y por otro lado diseñar y probar nuevos modelos de relación público-privada-social. 

REDUCIR LA POLARIZACIÓN DEL DEBATE PÚBLICO 
La polarización está secando el debate, tensando las relaciones y dificultando los pactos por el interés general. Es urgente crear espacios que combatan esta falta de entendimiento y esta tendencia a discrepar desde posicionamientos unívocos. Por eso, queremos asumir la misión de abrir espacios para el diálogo pausado y tranquilo que permita el debate constructivo y sereno. 

DISEÑAR Y PROBAR NUEVOS MODELOS DE RELACIÓN PÚBLICO-PRIVADA-SOCIAL
Hoy hay bastantes declaraciones, manifiestos, tratados o incluso leyes sobre la necesidad de llevar a cabo profundas transformaciones sociales y ambientales (los Objetivos de Desarrollo Sostenible son un ejemplo). Sin embargo, hay una gran dificultad para que estos acuerdos se traduzcan en transformaciones de la profundidad y la rapidez anunciadas, incluso en contextos en los que se dan la mano consenso político, deseabilidad social y recursos financieros. Creemos que el motivo radica en que los problemas complejos y sistémicos que enfrentamos requieren modelos de colaboración de una amplitud y profundidad sin precedentes, y que eso requiere tiempo. Por ello, desde El Día Después queremos incubar nuevas fórmulas de colaboración orientadas a la acción. 

Basada en la experiencia de los últimos años, la asociación aborda estos objetivos a través de la creación de espacios de diálogo entre organizaciones del ámbito público, privado y social. 
El formato y la periodicidad de estos diálogos puede variar según las necesidades, pero se enfocan de forma práctica y funcional para favorecer la generación de proyectos e ideas con los que experimentar, aprender y escalar soluciones. 
Además, siempre buscan la escucha y el entendimiento, siguiendo tres principios básicos: cordialidad en las relaciones, continuidad en el tiempo y diversidad de participantes. 
Algunos ejemplos de actividades llevadas a cabo en el pasado son los Diálogos para el Día Después, o todas las sesiones recopiladas en esta línea de tiempo
Fruto de esta metodología, hasta ahora El Día Después ha incubado dos iniciativas multiactor que ya tienen vida propia: citiES 2030 y la Plataforma por el Empleo Verde.

Con frecuencia nos preguntan si El Día Después es una iniciativa de particulares que desean afiliarse por motivos filantrópicos, o si es una iniciativa de organizaciones que encuentran aquí un entorno de trabajo en red sobre temas de interés común. 
La respuesta es que El Día Después es ambas cosas. Además, es virtuoso que así sea, porque cuando colaboramos desde una organización con otras organizaciones, lo hacemos de las personas que las representan. Es ahí, en las relaciones interpersonales, donde se forja la confianza, la base de la colaboración profunda y el entendimiento mutuo. 
En el ámbito personal, en El Día Después no pretende ayudar a “hacer amigos” (aunque sea una consecuencia natural), ni unir personas con afinidad social que persiguen objetivos comunes (cultura de club). Busca que nos reconozcamos como personas que piensan de forma diferente y con intereses distintos, incluso contradictorios, pero que comparten la necesidad de reconstruir un tejido cívico y plural dañado por las dinámicas de la polarización. 
En el ámbito organizativo, El Día Después no pretende representar los intereses de ninguna organización en concreto, ni competir con otras redes que ya existen. Al contrario, pretende ser un espacio en el que las organizaciones socias colaboren aportando su red o ecosistema. Esto permite ser más eficientes porque en un mismo espacio hay acceso a numerosas y diversas organizaciones.

  • No es la red/comunidad de una organización en concreto; en El Día Después las personas y organizaciones comparten sus redes. 
  • El Día Después no compite con otras redes. Tiene vocación de sumar con otras redes y foros para evitar la fragmentación. 
  • El Día Después no es una plataforma de eventos públicos; pero los eventos públicos son una pieza fundamental de su hacer. 
  • El Día Después no es una plataforma de activismo político, pero su metodología de conversaciones da lugar a ideas y consensos que pueden incidir en las esferas de la política tradicional. 
  • El Día Después no ejecuta proyectos, pero de la interacción entre sus participantes surgen proyectos multiactor con potencial transformador.

Como cualquier asociación, El Día Después cuenta con las figuras de presidente, tesorero y secretario. Asimismo, cuenta con la asamblea de socios/as y una junta directiva. 
Además de las actividades públicas que organiza El Día Después y difunde abiertamente (diálogos, encuentros, etc.), la asociación realiza dos asambleas de socios al año y celebra reuniones de junta directiva cada vez que sea necesario. 

Las decisiones formales se toman desde una junta directiva amplia y diversa que valora y promueve la diversidad entre sus miembros.

Para formar parte de la asociación El Día Después y contribuir a su objetivo, es necesario darse de alta como socio/a a través de esta página e ingresar la cuota anual de adhesión. Tanto el procedimiento de alta como las cuotas están explicados en este apartado
Damos la bienvenida a todas las propuestas e ideas aportadas por los socios/as. Nos guiamos por un enfoque inclusivo que busca el encuentro y entendimiento entre las diversas perspectivas de los miembros. Quien se suma tiene algo que decir y algo que aprender, valoramos tanto el tema que se aborda como la manera en que se aborda. Esta filosofía permite tomar decisiones consideradas, reflexivas y representativas, incorporando las contribuciones y experiencias diversas de todos los involucrados en la asociación.

El Día Después es una iniciativa de:

Te mantenemos informado/a